La empresa Santos tiene sus raíces en una pequeña carpintería de principios de siglo, situada muy cerca de Santiago de Compostela. Regentada por Antonio Santos Barral ya en 1923 contaba con cuatro empleados.

Funcionalidad, belleza, resistencia

En Santos trabajamos para dar respuesta a las necesidades que descubrimos y para facilitar la labor a quienes disponen de poco tiempo para cocinar. Queremos que el usuario sea el verdadero diseñador de la solución de sus necesidades.

En la filosofía que rige la proyección de nuestros productos se priorizan la comodidad del usuario, la facilidad de limpieza, la capacidad de almacenamiento y la durabilidad de los materiales.

Esta forma de pensar nos permite presentar cocinas en las que belleza y funcionalidad se unen para generar espacios optimizados, prácticos y acogedores.